¿Sabía que un debilitamiento de las arterias en el cerebro ocasionado por la hipertensión arterial aumenta el riesgo de ictus? A continuación le proporcionamos otros diez hechos sorprendentes que vinculan ambas enfermedades y que resaltan la importancia de controlar la presión arterial.

  1. El 26 % de la población mundial tiene hipertensión arterial

La hipertensión arterial es más habitual de lo que parece. Se calcula que unos 972 millones de personas en todo el mundo padecen esta enfermedad y, como apenas presenta síntomas, hay muchas más sin diagnosticar. (1)

  1. Se espera que las cifras de hipertensión arterial se eleven en un 29% para el año 2025

Ciertos factores asociados al estilo de vida, tales como el sedentarismo, una dieta rica en sal con alimentos ultraprocesados y con alto contenido en grasa, y el consumo de alcohol y tabaco son la causa principal del aumento de la hipertensión arterial en todo el mundo. Esto se extiende a un ritmo alarmante desde los países desarrollados a economías emergentes como la India y China. (2)

  1. Las enfermedades del corazón y el ictus son respectivamente la primera y tercera causa de fallecimiento

El aumento en el número de adultos con hipertensión arterial está directamente vinculado con la incidencia de las muertes por enfermedades del corazón e ictus, dos de las principales causas de mortalidad en el mundo. De hecho, se ha descubierto que la hipertensión arterial es el factor clave que las personas pueden cambiar para reducir el número de muertes relacionadas con discapacidad en todo el mundo en 2013. (3)

  1. El 90-95 % de los casos en adultos de hipertensión arterial son primarios

Hay dos tipos de hipertensión arterial: primaria y secundaria. La primaria, que puede desarrollarse por causas ambientales o genéticas, representa el 90-95 % de los casos en adultos. Sin embargo, la secundaria, que es provocada por trastornos subyacentes o medicamentos, solo representa entre el 2 y el 10 %. (3)

  1. Las personas de más de 40 años deben tomarse la tensión arterial cada año

Una supervisión regular de la presión arterial es clave para la prevención y el tratamiento de la hipertensión arterial. Las instituciones gubernamentales recomiendan comprobar la presión sanguínea cada dos años una vez cumplidos los 18 años, y una vez al año después de los 40. (4)

  1. Una presión arterial normal es inferior a 120/80

Una lectura de presión arterial consta de dos cifras: presión sistólica y presión diastólica. Una lectura normal debe ser inferior a 120/80. Se diagnostica hipertensión arterial cuando el primer número (presión sistólica) está por encima de 160 y el segundo número (presión diastólica) es superior a 100. (3)

  1. En todo el mundo hay mil millones de personas afectadas

La hipertensión arterial afecta a más de mil millones de personas y se estima que provoca 9,4 millones de muertes al año. No obstante, por cada 10 personas diagnosticadas con la enfermedad, hay otras siete que desconocen tenerla. Por eso es importante controlarse la presión arterial cada año. (5)

  1. La hipertensión arterial es más habitual a partir de los 65 años

Son muchos los factores que influyen en la probabilidad de desarrollar hipertensión arterial. Algunos son modificables; por ejemplo, se puede dejar de beber alcohol o de fumar. Otros no son modificables como, por ejemplo, la edad: las personas mayores de 65 años son más propensas a padecerla. (3)

  1. Existen cuatro grupos principales de medicamentos para la presión arterial

Los principales tipos de medicamento para la presión arterial son los llamados inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina (ECA), los bloqueadores del receptor de angiotensina II, los bloqueadores de los canales de calcio y los diuréticos de la familia de las tiazidas. Puede que su médico pruebe distintas combinaciones hasta encontrar lo que mejor se adapte a sus necesidades. (6)

  1. Es fácil prevenir la hipertensión arterial y reducir el riesgo de ictus

Entre las cosas que se pueden hacer para reducir el riesgo de ictus provocado por hipertensión arterial se incluyen bajar de peso, practicar más ejercicio, limitar el consumo de cafeína, sal y alcohol, reducir el estrés y dormir bien por la noche. (4)

Referencias:

  1. Kearney PM, Whelton M, Reynolds K, Muntner P, Whelton PK, He J. Global burden of hypertension: analysis of worldwide data. Lancet. 2005 Jan 15-21. 365 (9455):217-23.
  2. https://www.thelancet.com/journals/lancet/article/PIIS0140-6736(07)61265-3/fulltext
  3. [Guideline] Mancia G, Fagard R, Narkiewicz K, et al. 2013 ESH/ESC Guidelines for the management of arterial hypertension. 23rd European Meeting on Hypertension & Cardiovascular Protection. Disponible en https://www.esh2013.org/wordpress/wp-content/uploads/2013/06/ESC-ESH-Guidelines-2013.pdf.
  4. Katakam R, Brukamp K, Townsend RR. What is the proper workup of a patient with hypertension?. Cleve Clin J Med. 2008 Sep. 75(9):663-72.
  5. Dena Ettehad et al. Blood pressure lowering for prevention of cardiovascular disease and death: a systematic review and meta-analysis. Lancet 2016; 387: 957-67 Published online December 23, 2015
  6. James PA, Oparil S, Carter BL, et al. 2014 Evidence-Based Guideline for the Management of High Blood Pressure in AdultsReport From the Panel Members Appointed to the Eighth Joint National Committee (JNC 8). JAMA. 2014;311(5):507–520. doi:10.1001/jama.2013.284427
image_pdfimage_print