Muchos estudios han puesto de relieve que el estrés psicosocial percibido y la depresión son un factor de riesgo clave de ictus (1). Aunque la depresión suele ser el resultado de un ictus, también puede ser causa al aumentar la probabilidad de padecerlo y de morir por ello (2,3). Las personas que sufren un estrés intenso también tienen más probabilidades de padecer un ictus a lo largo de su vida (4).

El estrés psicosocial y la depresión están vinculados a enfermedades cardiovasculares

La relación entre el estrés psicosocial y las enfermedades coronarias es muy estrecha (1). Asimismo, la depresión se ha relacionado con un mayor riesgo de diabetes, hipertensión arterial y enfermedades cardiovasculares, todo lo cual está vinculado con el ictus (5). Por lo tanto, una persona con estrés psicosocial o depresión puede tener un mayor riesgo global de padecer un ictus en el futuro.

El estrés psicosocial y la depresión afectan más a las mujeres

El ictus es una de las principales causas de muerte y discapacidad en todo el mundo y, en general, mueren más mujeres que hombres por dicho motivo (6). Asimismo, un estudio independiente sobre el estrés psicosocial y el ictus identificó un mayor riesgo de ictus en las mujeres y, de los 300 millones de personas que padecen depresión en todo el mundo, la mayoría también son mujeres (1, 7). Un estudio sugiere que esto puede deberse a muchos factores, incluidos los cambios hormonales, la interiorización de las emociones e incluso el empleo de píldoras anticonceptivas (8).

El estrés psicosocial es uno de los diez factores de riesgo de ictus modificables

Un gran estudio global identificó diez factores de riesgo modificables asociados a alrededor del 90 % de todos los ictus en todo el mundo independientemente de la raza, el sexo o la edad. Se identificaron factores psicosociales como, por ejemplo, el estrés asociado al hogar y al trabajo, los acontecimientos vitales y la depresión como factores que contribuyen al riesgo de ictus y que podrían modificarse mediante prevención y/o tratamiento (6).

¿Qué se puede hacer para prevenir o tratar el estrés psicosocial?

Hay muchas actuaciones que pueden ayudar a gestionar el estrés psicosocial, la ansiedad y la depresión. A veces se ponen en marcha programas de prevención para niños que han sufrido abuso físico o mental, o para adultos que atraviesan grandes traumas vitales, por ejemplo.

La terapia cognitivo-conductual y la psicoterapia pueden utilizarse de manera eficaz para tratar las depresiones moderadas o leves, aunque también se pueden prescribir medicamentos como, por ejemplo, antidepresivos. Hay que tener en cuenta que los recursos sanitarios varían mucho de una parte a otra del mundo. Por ejemplo, hasta un 85 % de las personas de los países de ingresos medios y bajos no reciben ningún tratamiento para los trastornos mentales (9).

Si usted o algún conocido suyo padecen depresión o estrés, es importante que reciban el apoyo y la atención necesarios. El tratamiento de los trastornos psicológicos puede ayudar a mejorar la calidad de vida y a reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares.

Referencias:

  1. Joanne Booth, Lesley Connelly, Maggie Lawrence, Campbell Chalmers, Sara Joice, Clarissa Becker, Nadine Doughall. Evidence of perceived psychosocial stress as a risk factor for stroke in adults: a meta- analysis. BMC Neurol. 2015; 15:233. Publicado en línea en noviembre de 2015. doi: 10.1186/s12883-015-0456-4.
  2. Jonas BS, & Mussolino, ME. (2000). Symptoms of depression as a prospective risk factor for stroke. Psychosomatic medicine, 62(4), 463-471.
  3. Pan A, Sun Q, Okereke OI, Rexrode KM, & Hu FB. (2011). Depression and risk of stroke morbidity and mortality: a meta-analysis and systematic review. JAMA, 306(11), 1241-1249.
  4. Booth J, Connelly L, Lawrence M, Chalmers C, Joice S, Becker C, & Dougall N. (2015). Evidence of perceived psychosocial stress as a risk factor for stroke in adults: a meta-analysis. BMC neurology, 15(1), 233.
  5. Dr. An Pan, PhD; Dr. Qi Sun, MD, ScD; Dr. Olivia I. Okereke, MD, SM; Dr. Kathryn M. Rexrode, MD; Dr. Frank B. Hu, MD, PhD. Depression and the risk of Stroke Morbidity and Mortality: A Meta-analysis and Systematic Review. JAMA. 2011 Sep 21; 306 (11): 1241-1249. Doi: 10.1001/jama.2011.1282.
  6. Martin J O’Donell, Siu Lim Chin, Sumathy Rangarajan et al. Global and regional effects of potentially modifiable risk factors associated with acute stroke in 32 countries (INTERSTROKE): a case-control study. Lancet 2016; 388: 761-75. Publicado en línea el 15 de julio de 2016 https://dx.doi.org/10.1016/S0140-6736 (16) 30506-2.
  7. https://www.who.int/news-room/fact-sheets/detail/mental-disorders
  8. Paul R. Albert PhD. Why is depression more prevalent in women? J Psychiatry Neurosci. 2015 Jul; 40 (4): 219-221. Doi: 10.1503/jpn.150205.
  9. https://www.who.int/news-room/fact-sheets/detail/depression
image_pdfimage_print